logo.png

Harar

Imprimir

A pesar de tratarse de una ciudad pequeña en aparente abandono, la fortificada ciudad histórica de Harar es considerada como la cuarta ciudad santa del Islam en el mundo, y en 2006 fue reconocida por UNESCO como Patrimonio de la Humanidad gracias a su valiosísimo legado de cultura y religión islámica en el Cuerno de África.

 

Descripción

Harar está situada en la parte oriental de Etiopía, a unos 525 km de la capital de Addis Abeba, sobre una meseta delimitada por profundos desfiladeros rodeada por el desierto y la sabana. La ubicación de la ciudad, a 1885 metros de altura, ofrece unas maravillosas vistas de los alrededores; el vasto desierto de Danakil al norte, las fértiles montañas de Harar al oeste y los ricos llanos ganaderos de Ogaden al sur. Durante siglos, Harar fue un importante centro comercial, con rutas comerciales que la unen con el resto de Etiopía, el Cuerno de África, la Península Arábiga. Harar ha sido incluida como ciudad Patrimonio de la Humanidad en el año 2006 por UNESCO en reconocimiento a su valiosísimo patrimonio cultural, incluendo 82 mezquitas y 102 santuarios, los cuales, según esta organización internacional, la sitúa como la cuarta ciudad santa del Islam.

Harar se fundó entre el siglo VII y el siglo XI (la fecha varía según la fuente), convirtiéndose en el centro de la cultura y la religión islámica en el Cuerno de África. Formó parte del Sultanato de Adal (por momentos, vasallo del Imperio de Etiopía), del que se convirtió en capital en 1.520 bajo el control de Abu Bakr. A partir de Harar, Ahmad Ibrihim ibn al-Ghazi, también conocido como "Gragn" (la mano izquierda), inició una guerra de conquista en el siglo XVI, que amplió su territorio e incluso amenazó la existencia del contemporáneo Imperio cristiano de Etiopía. Su sucesor, el Emir Nun Ibn Mujahid, construyó un muro en torno a la ciudad, de cuatro metros de altura y con cinco puertas. Estas cinco puertas históricas correspondían a las principales vías de la ciudad, las cuales a su vez servían para dividir la ciudad en cinco barrios. Actualmente esta división no funciona más. La puerta de Harar, donde las calles principales conducen al centro, es de reciente construcción. Este muro, llamado Jugol, sigue intacto, y es un símbolo de la ciudad para los habitantes.

El siglo XVI fue la Edad de Oro de Harar. Floreció la cultura local, y muchos poetas vivieron y escribieron ahí. También se hizo conocida por el café, los tejidos, la cestería y la encuadernación. Los gobernantes de Harar también acuñaron su propia moneda, las cuales estuvieron en circulación hasta el siglo XIX. La ciudad mantuvo su independencia hasta la anexión egipcia de 1875. En 1885 la ciudad recuperó su independenci, para volver a perderla dos años después, en 1887, cuando el Emir 'Abd Allah II fue derrotado por Menelik II, en ese momento rey de Shewa. A partir de aquí la historia de Harar discurre siempre de la mano del Imperio Etíope.

Harar perdió parte de su importancia comercial como consecuencia de la apertura del ferrocarril Addis Abeba - Djibouti que, si bien inicialmente estaba previsto que llegara a la ciudad, finalmente se decidió que la estación de tren se situaría a unos 40 kilómetros del casco urbano. La nueva población fundada en 1902 es actualmente conocida como Dire Dawa.

Harar siempre ha sido una ciudad fuertemente religiosa, y permaneció como una ciudad prohibida a los visitantes hasta 1887, cuando el rey Menelik restauró el dominio central. Con sus 82 mezquitas, incluyendo la Gran Mezquita construida el siglo XVI con unas hermosas torres gemelas y un esbelto minarete, la ciudad se considera como la cuarta ciudad más santa del Islam, sólo por detrás de La Meca, Medina y la Cúpula de la Roca en Jerusalén. Con apenas 120.000 habitantes, Harar representa un testimonio excepcional de las tradiciones culturales relacionadas con las raíces islámicas y africanas.

Que ver

Los stios de mayor interés de visitar en Harar incluyen:
- Iglesia Medhane Alem, construida a finales del siglo XIX. Se encuentra en el centro de la ciudad y contiene excelentes ejemplos de arte tradicional de la región.
- Museo Comunitario, también en el centro de la ciudad, cuenta con una exposición que enseña sobre el modo de vida en épocas anteriores.
- Gran Mezquita, del siglo XVI, presume de dos hermosas torres gemelas y un esbelto minarete. Se encuentra en el camino desde la puerta Sauga, y su reglamento impide la entrada de mujeres en su interior.
- Mercado de la ciudad, considerado como uno de los más coloridos y vibrante de todo Etiopía. Fuera del camino entre la Puerta Sauga y el mercado principal se encuentra la casa Ras Mekonin, donde Haile Selasssie pasó la mayor parte de su infancia.
- Museo Rimbaud, cuya sede fue vivienda utilizada por el famoso poeta francés Rimbaud, durante fines del siglo XIX, cuando este peculiar personaje vivió en la ciudad, presumiblemente dedicdo al tráfico de armas.
- El "hombre hiena de Harar". Se trata de un vecino que cada noche desafía al destino dando de comer, en ocasiones de su propia boca y manos, a un grupo de hienas salvajes. Generalmente el espectáculo ocurre a unos 100 metros fuera de ciudad, frente a la antigua puerta de Fallana, entre las 19:00 y 20:00 horas.

Alojamiento

Para una estancia cómoda, Red Jackal recomienda el hotel The Heritage Plaza, uno de los mejores alojamientos de la ciudad de Harar. El hotel dispone de 3 suites de lujo, 3 suites, 3 amplias habitaciones amplias para individuales, 10 habitaciones dobles con camas matrimoniales y 7 habitaciones dobles con camas twin. Todas las suites y habitaciones tienen baño privado con bañera y ducha, respectivamente. Además, todas las suites y habitaciones tienen balcones individuales con vistas a la histórica ciudad de Harar. Las instalaciones incluyen restaurantes, cafetería, sala de conferencias totalmente equipada, un centro de negocios con teléfono, fax, internet, secretaria y servicio de fotocopiadora.

Datos prácticos

Cómo llegar
Aunque es perfectamente posible viajar por carretera desde Addis Abeba a Harar, en unas 7 horas de coche, lo más práctico y recomendable es volar desde la capital hasta Dire Dawa, cuyo aeropuerto se encuentra a escasos 50 kilómetros de las ciudad histórica.

Mejor temporada
Todo el año es un buen momento para visitar la ciudad de Harar. Red Jackal organiza todos los permisos necesarios para hacer de su visita.