logo.png

Vientiane

Imprimir

Envuelta en un continuo proceso de transformación,  impulsado por el desembarco de capitales extranjeros y el deseo de sus habitantes por integrarse a un mundo globalizado, la capital de Laos ofrece al visitante un contraste fascinante entre su pasado comunista y la era moderna, conservando su característica atmósfera apacible que rememora tiempos pasados de la región.

 

Descripción

Vientiane fue fundada hacia el siglo IX, como capital de un pequeño municipio, pero durante el siguiente milenio su convulsa historia estuvo marcada por sucesivas conquistas y destrucción a manos de los vietnamitas, birmanos y siameses. Tras un periodo de esplendor como capital del reino de Lang Xang, a partir de mediados del siglo XVI, el cual acabó con su destrucción a manos de los siameses, finalmente Vientine fue rescatada de olvido por los franceses, quienes la convirtieron en la capital del protectorado francés, en 1899. Bajo el protectorado, la ciudad vivió un modesto desarrollo, el cual no se incrementó realmente hasta la década de los 90, cuando el país ha experimentado una lenta mejora de sus industria e infraestructura de caminos  que últimamente parece haber cogido mayor impulso.

Plácidamente situada en un meandro de río Mekong, el cual en este lugar hace de frontera entre Laos y la vecina Tailandia, Vientiane es capital y principal urbe del país, con apenas 200.000 habitantes. La ciudad, cuyo nombre significa "Ciudad del Sandalo", se desarrolló principalmente a orillas del río, en la parte central de su curva, distrito conocido como Chanthabuli, y donde se encuentran gran parte de los edificios administrativos, hoteles, restaurantes y templos históricos. Justamente en este distrito es donde con mayor fuerza se puee apreciar el contraste entre los antiguos edificios coloniales, comercios vietnamitas y los modernos edificios construidos recientemente siguiendo una clara estética socialista.

Que ver

Los sitios de interés de la tranquila capital de Laos se concentran en una zona muy reducida de su centro, facilitando enormemente su visita.

Entre los sitios de  mayor interés destaca el Pha That Luang, el monumento budista más sagrado de Laos, en el que las distintas doctrinas budistas se dejan notar en los distintos estilos arquitectónicos que denota la estructura, compuesta de una gran estupa central rodeada de estupas más pequeñas, construidas en tres niveles que simbolizan los tres niveles de conciencia.  El Patuxai, de parecido innegable con el Arco del Triunfo de Paris, es el monumento más remarcable de la ciudad, aunque fue construido de forma reciente, en 1960, con cemento originalmente destinado a construir un aeropuerto.  Otro sitio imperdible en Vientiane es el Haw Pha Kaeo, imponente santuario construido originalmente para albergar el Buda Esmeralda, actualmente convertido en un museo de arte religioso en el que se conservan los mejores ejemplos de arte laosiano. Además de estos monumentos, existen en la ciudad docenas de templos, entre los cuales destacan el Wat Si Muang, el más concurrido de la ciudad, el Wat Si saket, el más antiguo (1819-1824) y el Wat Sok Pa Luang, famoso por su sauna y masajes con hierbas que ofrece a los visitantes. A unos 25 kilómetros del centro de la ciudad, el Xieng Khuan, o Parque de Buda, es un singular parque a orillas del Mekong que alberga decenas de extravagantes esculturas de deidades budistas  e hinduistas, ofreciendo una visita alternativa a los templos históricos. 

Pero, por sobre todo, es recomendable reservarse las tardes para pasear a orillas del río, donde los chiringuitos locales permiten relajarse con vistas al Mekong.

Alojamiento

Aunque en menor cantidad que en el resto de capitales del Sudeste Asiático, Vientiane cuenta con alojamientos de categoría internacional, algunos de los cuales utilizan atractivos edificios coloniales, reformados con buen gusto y equipados con todo lo esperado de un alojamiento superior.